Principal Contacto Sitemap

Herramientas del Arte

Relecturas

Relecturas

Inmersos en la producción cultural, en la reflexión teórica, en la práctica artística… no siempre reparamos en la estructura que subyace bajo estas producciones, reflexiones y/o prácticas. El cuestionamiento del medio nos retrotrae a una serie de preguntas esenciales, que continúan no tanto sin respuesta como sí siguen generando cuestiones sin cesar. De modo que su verdadera naturaleza no es contestar, sino seguir planteando esas u otras cuestiones; su única razón de ser.

Herramientas del arte. Relecturas. Artecontexto

JAVIER MARROQUÍ

Artecontexto, Nº 19 / 2008 / 3
En Valencia vivimos una crisis constante. No me refiero tanto a lo económico -que también, aunque aquí no se vaya a reconocer jamás- sino a lo cultural. Llevamos años sometidos a una situación en la que las instituciones tienen secuestrada no sólo la gestión sino, también, la propia creación cultural. Comienzo así ya que considero necesario alinearse con el proyecto Herramientas del arte. Relecturas, comisariado por Álvaro de los Ángeles, que tiene como base la firme intención de volver a leer, de reflexionar de nuevo sobre todos los actores de la institución arte y las -siempre problemáticas- relaciones que mantienen entre sí. Es esta una tarea ya habitual en varios productores que -aún- trabajan desde Valencia. Parece sentirse la necesidad de empezar haciendo crítica de aquello que se va a hacer, antes de hacer nada. Me parece, más que una postura obligatoria, una actitud inevitable. Y es justo decir que Álvaro de los Ángeles lleva años siendo fiel a este espíritu crítico.
Este punto de partida reflexivo ha dado pie a un proyecto procesual, o un “proyecto como organismo vivo”, tal y como lo define su comisario. El dialogo abierto y constante entre todos los participantes del proyecto -tanto los artistas, Isidoro Valcárcel Medina, Rogelio López Cuenca y Daniel García Andújar, como la dirección de la institución, a cargo de Ana de Miguel y los distintos escritores- ha sido una de las firmes intenciones del comisario. Rompe así con la hermética relación habitual entre las partes y desafía una autoría de nuevo cuño, la del comisario. La exposición Herramientas del arte. Relecturas, que permanecerá abierta al público hasta el próximo 30 de Septiembre, es sólo una fase más de este proyecto abierto. Previamente se organizó un taller/encuentro con Rogelio López Cuenca y Daniel García Andujar, en la Universidad Politécnica de Valencia, y se abrió un blog: www.herramientasdelarte.org, desde el cual extender on-line la producción de conocimiento que en todo momento se busca, en oposición al modelo expositivo estético-contemplativo. Asimismo, se acaba de publicar un cuaderno que contiene textos de distinta naturaleza de los autores mencionados, más otro de Iván de la Nuez, titulado originalmente Intelectuales en la era de la imagen, rebautizado ahora como En paracaídas o con paraguas. Arte, política y supervivencia. El día 26 de junio se celebró también un encuentro con Isidoro Valcárcel Medina. Y finalmente, para el cierre del periodo expositivo, entre los días 23 y 26 de septiembre, se organizará una nueva serie de jornadas con artistas discutiendo en mesa redonda y se editará una segunda publicación con diversos textos sobre la situación del arte actual en relación con las ciencias sociales, donde autores pertenecientes a distintas disciplinas reflexionarán sobre el cruce de dichas materias sociales con la práctica artística.
Las herramientas del arte a las que se refiere el titulo son consideradas, por De los Ángeles, como “conjunto de posibilidades técnicas y conceptuales con las que definir y cuestionar lo circundante, desde una perspectiva instrumental y con una finalidad estética”, Incluye entonces, por un lado, la herramienta como técnica, lo que da juego para analizar las infinitas posibilidades de la tecnología actual y el uso que el artista puede hacer de ellas, cuestión sobre la que tiene mucho que decir García Andújar. Y por otro lado incluye, entre Ias herramientas en manos del artista, el concepto o la idea como motor de la práctica artística actual. Y, enlazando con ello, presta especial atención al enorme conjunto de materias sociales a las que el arte se aproxima, con mayor o menor decisión, para conseguir una nueva -o renovada- posición -sin duda, un lugar privilegiado- para intentar entender y explicar, pero a la vez intervenir, en la sociedad.
Este ejercicio de extensión, quizá excesivo, del concepto herramienta no es, en realidad, más que una deriva de otra de las líneas principales de este proyecto: el cuestionamiento de la misma figura del artista. En la muestra, Rogelio López Cuenca y Daniel García Andújar trabajando en equipo por primera vez -y dando así el segundo golpe al concepto autor-, han montado una enorme instalación compuesta de un audiovisual y cientos de fotos fijas extraídas de la maraña de imágenes producidas por los media sobre los artistas. Resulta apabullante la capacidad de recopilación que ambos ofrecen. Se multiplican pósteres, páginas de revista, anuncios de televisión, escenas de conocidos films, fotografías de prensa, etc. sobre artistas, museos y gestores del arte que, según los autores, consiguen conformar la idea que la sociedad tiene del arte y el artista. Pero además muestra, con mayor ironía si cabe, la forma en que la sociedad utiliza esas imágenes, cómo sabe aprovecharse de una pantomima que ella misma ha creado.
Por su parte, Isidoro Valcárcel Medina expone S/T (Sobre el arte cultural), un proyecto que se inició con el envío de casi 500 cartas, una a cada uno de los museos, centros culturales, fundaciones e instituciones similares que existen en España. En esta carta se explicaba que la instalación de Valcárcel iba a consistir en una enorme estantería que contendría una serie de cajas de cartón vacías que representarían, de manera simbólica, a cada uno de los centros que recibieran una carta como la que ellos tenían en sus manos. Esta representación se haría visible al público mediante una etiqueta en la que constaría el nombre del centro. A partir de ahí, el autor le pedía a la directora o director del centro que sufragara el importe de esa caja: seis euros. Le explicaba a continuación que, aunque no lo hiciera, su caja iba a seguir formando parte de la obra. Pero aquellas cajas que hubieran sido sufragadas quedarían distinguidas de las demás con un sello rojo que especificaría “sufragado”. Pues bien, el resultado final es que en sala se pueden contar con los dedos de las manos las cajas que tienen tal etiqueta. Valcárcel Medina pretende, mediante este juego irónico con las instituciones del arte, hablar del momento que vive la relación del arte con la institución, una relación que, estando de acuerdo con el autor, está caracterizada por una creciente institucionalización del arte.
Siguiendo con la imagen del proyecto como organismo vivo, podríamos decir que se trata de un ser muy desarrollado: taller, blog, exposición -con una rica zona de documentación-, encuentros y publicaciones que generan muchos interrogantes: cuestionamiento sobre la realidad artística actual, el rol del artista, las herramientas del arte, las políticas culturales … Una forma realmente compleja, que puede ser estudiada desde múltiples puntos de vista. Pero también es cierto que este tipo de proyecto requeriría aún más, sobre todo si pensamos en su fase expositiva. La elección de los tres artistas es de lo más sugerente, pero para que un proyecto así consiga comunicar toda su complejidad requiere de más medíos, repito, sobre todo en su exposición. Por supuesto, como hemos dicho, es una virtud saber salir de las salas del centro y, sobre todo, lo es también saber implicar a las Universidades de la ciudad. Sin embargo, se echa en falta en sala mayor variedad de voces y propuestas de artistas.
De cualquier manera, hay que aplaudir, y más tratándose de la rancia escena cultural valenciana, la valentía y la habilidad para convertir un proyecto expositivo en un espacio capaz de trabajar sobre las dos principales tareas que tiene la producción cultural hoy día: Uno, la transformación del proyecto expositivo en un mecanismo de producción de conocimiento; y dos, el trabajo con el artista como investigador.

Compartir:
  • Meneame
  • Technorati
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • YahooMyWeb
  • e-mail

Tags: , , , , , , , ,



Comentarios de los lectores

  1. marce |

    muy buen tu blog!!!!



¿Si quieres comentar?


FireStats icon Con la potencia de FireStats